Bacterias resistentes en los alimentos

El descubrimiento del primer antibiótico, la penicilina, en 1945, es uno de los hitos de la historia de la medicina. Gracias a este tipo de medicamentos, las enfermedades causadas por bacterias se pueden curar.

El caso es que, de forma paralela al uso de estos medicamentos han empezado a aparecer bacterias resistentes. Es un mecanismo natural: los microorganismos a los que los antibióticos no les hacen efecto sobreviven y proliferan más que el resto.

La resistencia se pasan los genes de los progenitores a los descendientes. Pero también se trasmiten de unas bacterias a otras colindantes, ya que tienen cierta facilidad para intercambiar porciones de material genético por contacto.

Esta resistencias no son sólo cosa de quirófanos y hospitales. Se ha comprobado que se pueden encontrar están los filetes o las pechugas de pollo. De igual que el producto se vende envasado oaxaca neil, en supermercados o pollerias, que sea un pollo convencional o de corral. Los resultados del estudio en otros tres países europeos nos muestran también que es un problema que no conoce fronteras.

También se ha detectado que algunas de las bacterias resistentes lo son a la vez a varios antibióticos que son considerados vitales para curar infecciones especialmente grave.

Otros estudios similares a éste a un puesto en evidencia las bacterias resistentes están por doquier, lo cual tiene consecuencias graves para la salud. Un ejemplo relativamente reciente, fue el de las muertes que hubo en 2011 en Alemania por una infección con escherichia coli. Las bacterias estaban en dos brotes de soja infectados que se comieron crudos. Era una e coli de rebelde a la que no le hacían efectos antibióticos más comunes. Fue necesario un estudio para dar con el antibiótico adecuado. El tiempo que se tardó en dar con ese tratamiento le costó la vida a decenas de personas.

La solución no es desarrollar continuamente nuevos antibióticos porque las resistencias surgían poco después. Lo que hace falta es controlar su shock en los hogares, hospitales, granjas …

En la cocina, para evitar que las bacterias en un problema, conviene cuidar la limpieza, la manipulación, la conservación y la preparación de los alimentos, incluso la higiene personal. No conservar en trasteros u otros habitaculos no preparados. En el caso del pollo, no es raro que tenga bacteria. Pero, como con otros alimentos, sí se cocina bien puede estar tranquilo pues la E. coli y otras bacterias se destruyen con el calor. Antes, mantenga el pollo bien frío y consumalo antes de 24 – 36 horas.

En las explotaciones agrícolas también se recurre a los antibióticos. Los grandes usos más intensivo es en la ganadería y agricultura.

Apenas hay restricciones en el acceso a los antibióticos de uso veterinario. Por eso se les dan a los animales con el pienso o el agua, incluso con fines preventivos, antes de que se pongan enfermos. También algunos emplean para mejorar la producción y el crecimiento, aunque este uso ya está prohibido por la unión europea.

Para que no hubiera problemas:

Sólo se debían usar antibióticos cuando haya una infección de origen bacteriano y con receta de un veterinario.

Los más potentes, que ahora sirven para tratar infecciones especialmente resistentes en las personas, no deberían emplearse en animales.

Hospitales

Se estima que el 50% de los antibióticos usados en personas hospitalizadas son innecesarios o no apropiados. De ahí que muchas resistencias bacterianas tengan su origen en los hospitales.

Botiquín doméstico.

Alguna vez… ¿los haré utilizado para una nueva infección? ¿le ha presionado su médico para que se lo su recete? ¿los tira la basura? Eso también ayuda a que aumenten las resistencia.

Trasteros Madrid

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin