Tener buena relación con tus invitados

A lo largo de la mayoría de esas jornadas del año tenemos, casi todas las personas, que hacer el menu y colocar la mesa, a excepción de los individuos y señoras que por razones laborales deban desayunar fuera de casa.

Ese hábito de servir la mesa consiste en un protocolo periodico que se efectúa rapidamente (la realidad sería que con dos cubiertos, un vaso y un par de platos, debe valer). Hay que valorar el aspecto de el velador, un almuerzo preparado en una mesa alegre y cuidado resulta bastante favorable. El mayor inconveniente que hayamos puede ser la falta de tiempo, estamos bastante tiempo lejos de casa y en el momento que llegamos aparecemos fatigados y no disponemos de ánimos de confeccionar el velador, y tampoco con cada uno de los detalles que requiere una mesa con optima adecuación. Sin embargo además es realidad que con disposición tenemos que darle una apariencia inolvidable.

Fontaneros Alicante

Un hule continuamente aseado, unos vasos limpios, unos platos y unos cubiertos brillantes pueden ser los estribos de una mesa bien colocada, si a eso le aportamos un centro de flores en el lugar, también un centro con frutas de diferentes modelos, haríamos un trabajo insuperable con la exposición de la mesa.

En el caso que necesitamos una comida con invitados, se complica bastante, ya que necesitamos que preservar los detalles con esmero y no crear. Para servir un velador adecuadamente tenemos una serie de normas que inneludibles, si deseamos que nos admiren por el funcionamiento. Incluso existen normas exactas con objeto de presentar el almuerzo, para la continuación de cocinados, la estructura del menú y algunos matices a los que debemos que ver detalladamente.

En un almuerzo en familia, el velador debe de haber sido sencilla, pero dado que se ha comentado previamente con sencillez. El tapete a seleccionar, puede ser de diferentes tipos a partir de un único aspecto, inclusive multicolor o floreados, depende bastante de la ornamentación de tu casa, ha sido fundamental usar debajo del hule un muletón que proteja la mesa de las manchas y de los probables magulladuras que se puedan dar encima de la tabla. El paño se coloca, con un dobladillo, arriba o a la derecha del plato. La presentación de los tenedores y cuchillos siempre ha provocado incertidumbres, en efecto, a la diestra del plato se prepara la cuchara y el cuchillo, el cuchillo ha de tener la hoja orientada al plato. A la zurda pondremos el tenedor con los pinchos orientados boca arriba. Los cuchillos y tenedores la tarta se organizan de forma decúbita encima del plato. En una comida familiar preparamos un único vaso, hay momentos que 2, 1 con el vino y otro para el h2O. Encima de el velador solemos depositar en todas las ocasiones una copa de agua y una frasco de vino, el pan seccionado en cachos, en ocasiones colocamos otras especias. Todo esto a la hora de no tener que movernos continuamente a la cocina.

En una comida con otros asistentes, la mesa posee mayor importancia y necesitamos preservar a tope al 100% los matices, para no quedar mal. En dichos asuntos a la hora de poner el hule, es apropiado armonizar con la cubertería, el evento gastronomico y el género de ornamentación del comedor donde se va a preparar la cena. En relación a los platos se coloca uno en el sitio de todo comensal con la servilleta en el centro ó a la derecha. Ponemos solamente los cubiertos del 1er plato y los del atún, los que faltan se suman según nos disponemos a ir cambiando platos, los tenedores y cuchillos de helado se sitúan encima del plato, si existe tenedor es recomendable tener las puntas en dirección a la diestra y en el caso que se tiene cuchillo la punta debe presentarse apuntando a la izquierda. En los eventos de alta etiqueta se habitúa montar los cubiertos cuando presentan el helado. A la hora de las comidas con otros asistentes, la tasa de vasos es mayor. En un acto muy relevante, más vasos es apropiado colocar, el nº máximo de vasos es de 4 y se disponen de la siguiente forma: de izquierda a derecha, frontal a la hoja del cuchillo ponemos el de agua, al otro lado el de vino tinto, acompañado del que necesitamos para la bebida y terminamos a la hora de el envase de cava. El pan se coloca a la zurda del comensal, no a la derecha. Eso además ha provocado confusiones en algunas miembros. En el momento que acudimos a algún evento, se repondrá el pan siempre que se agote. El vino para un evento de comensales nunca se prepara encima de el velador, sino que se traslada en un mueble aparte.

Fontaneros Benidorm

Si necesitamos incluir un platito de mantequilla, acontecimiento poco habitual únicamente en reuniones gastronómicas de mayor categoría se permite eso. Preparar a la izquierda del invitado, pondremos un cuchillo pequeño sujeto en el platito, de forma que el agarradero forme un ángulo de 90º con los cuchillos y tenedores que tenemos en nuestro lado izquierdo.

A la hora de ornamentar una mesa no tenemos normas fijas, aquí necesitamos aplicar nuestra imaginación, lo principal supone volver a ornamentaciones bastante recargadas que puedan ser de mal gusto. Los aspectos preferidos son las flores ubicados en ellas, para que no evite apreciar a los otros asistentes, imagínense un ramo de flores de casi un metro, con una gran anchura, no conseguiríamos observar a los sujetos que localizamos de frente a nuestro lugar y menos entablar una charla. Además podemos evitar que destaque el olor de las frutas, podría asistir personas que les moleste el olor ó además que sean alérgicas. Además se pueden preparar centros de frutas con vistosidad, ó un plato decorativo de porcelana que haga que la mesa tenga una apariencia refinada.

Alguno de los requisitos esenciales para que la organización suponga un éxito fue como situamos a los otros asistentes en el velador, normalmente en estas ubicaciones amplias. Los convidantes se ubican uno delante al otro, lados la mesa. A la derecha de ella se coloca el invitado con el que existe más deferencia y a la izquierda el segundo en relevancia. A la derecha del sujeto al otro lado colocamos a la esposa del invitado de superior relevancia y a la zurda el segundo en importancia. El resto de comensales se organizan con alternación conforme a su consideración y edad, de manera que estos que tengan menos compromiso estan más alejados de los anfitriones.

A la hora de presentar las viandas, en primer lugar al asistente mas relevante, a continuación serviremos a la pareja del organizador, después al resto de señoras. Después de efectuado el servicio a las féminas comenzaremos con el sexo masculino empezando por el invitado más fundamental y terminando por el organizador. Existen casos donde no existe nadie más relevante que uno, en esos ejemplos empezaremos por la acompañante de mayor años.

A la hora de presentar los diversos alimentos en la mesa, tenemos que analizar, que la bandeja se muestra en todas las ocasiones al sujeto desde la izquierda, solamente de esta forma se goza de una superior facilidad de giros con la mano opuesta que casi siempre es la diestra y permitirá echar con más rapidez.

El 1er servicio, ya sea una ensalada ó un caldo, además espaguetis, a diferencia de los platos faltantes que se prepararán después, se presentan en el servicio. Ha sido demasiado fundamental que la ubicación de los distintos delicias en las bandejas, consiga ser muy colocada, hasta que los comensales puedan servirse sin contrariedad. La carne se desarrolla en al horno y se presenta en las bandejas en láminas, sin embargo, el atún se coloca a los comensales en la bandeja con la cabeza hacia la zurda y la cola hacia la derecha. El agua y el vino se colocan en todas las ocasiones por la derecha.

La sobremesa cada vez se ofrece al final de el menu, en el momento que el lugar esté despejado de los desechos de pan, con el recojedor de migas, incluso retiramos los cubiertos y copas que ya no se usarán durante la sobremesa, con los postres incluso atendemos los caldos dulces y una bandeja de fruta donde pondremos el lava dedos lleno de h2 o, el cual se colocará a una parte del comensal.

El punto a mencionar, es que las infusiones y los chupitos no se sirven en el velador ni en el lugar donde hemos comido, sino que se se utilizarán en otro espacio de la casa, en el momento que los individuos ya se han trasladado del lugar.

La comida con cocinados a temperatura elevada que se atemperan con anterioridad de llevarlos a la mesa, sobre todo si se ha elaborado con mantequilla ó manteca de cerdo.

Cuando aplicamos los comensales los tenedores y cuchillos en el servicio, se supone que hemos finalizado de desayunar.

El éxito de el menu con aquellos comensales, va a obedecer de la creación del menú, crearlo de configuración variada, ya que si no tenéis servicio, tenéis que seleccionar cocinados que no conlleven un ir y venir de la cocina, y un desorden en la mesa, que supondría un malestar en el seno de los invitados.

Comments are closed.