El niño sano

Todos los Padres tienen el deseo, y el deber, de alcanzar hoy asegurar la salud de sus hijos, empleando para ello todos los cuidados de rigor, proporcionándoles una alimentación correcta y adecuada y dedicándole es, amorosamente, enseñanzas comprensibles. Sólo un niño sano, en cuerpo y en espíritu, puede convertirse en una persona perfecta llenando así, su lugar en la vida. La actualidad, el niño está menos expuesto a las enfermedades infecciosas que antiguamente. En enfermedades antaño peligrosas, como diversas alteraciones digestivas, difteria, escarlatina, y otras, han perdido mucho de su peligrosidad. También ha disminuido la mortalidad infantil. No obstante, surge la pregunta de si nuestros niños están verdaderamente Sanos. Actualmente ejercen sus efectos, sobre ellos, múltiples factores. Nuestras viviendas modernas gozan de diversos medios de confort, pero con bastante frecuencia, no obstante, carecen de lugar adecuado para el niño; la natural actividad infantil quedará refrendada totalmente, o en gran parte. Frecuentemente, el niños influenciados por estímulos luminosos y acústicos. Por cierto, la mayoría de las veces estas influencias no se manifiestan en forma de enfermedad reconocible los sin duda mucho sesiones en el organismo se inicien tal la infancia. Por ello, esto constituye un deber y un derecho inalienable para los Padres que, con todo conocimiento de causa, su mal tiempo el asesor y el Profesor de sus hijos. Para la salud no sólo son esencial las condiciones previas hereditarias, sino también el ambiente correspondiente a la edad. Por todo esto, tus Padres deben adquirir los conocimientos necesarios y adaptarse a ellos ya que con tal ayuda favorecerán la salud de sus hijos a veces de una conducta de vida sana y, sabiendo cultivar su fortaleza, evitarán sus enfermedades. Pertrechados con estos conocimientos también le será más fácil discernir cuándo pueden por sí mismos hacer algo por el niño y cuando será necesario pedir consejo al medio.

Articulo patrocinado por Trasteros Madrid

Las peculiaridades de los recién nacidos

El control finalizado las largas horas del parto y la Madre feliz y una niña sus brazos, se desvanecen, la mayoría de las veces, todos los sufrimientos y dolores del último tiempo del trance y el corazón se invade por la alegría del milagro de la creación, lo pronto empiezan las preocupaciones maternas sobre el modo de cuidar niño: ¿tendrá ella bastante leche?; ¿estará el niño tendido estilo como conviene?, ¿qué se debe hacer? A causa de tales preocupaciones, los primeros días de vida conjunta con el niño están, a menudo, ensombrecidos por ello, la Madre debe emprender su grande ver con entera confianza, esperanza en sí misma y amor. La actitud del hiriente acción interna para con su niño haberse siempre tan correcta como la ejecución práctica que las oportunas medidas de alimentación y de higiene. Se nacimiento tenido lugar en una clínica, los primeros cuidados del niño están en manos de la enfermedad puericultura. El primer día del niño sólo recibía [para beber y al segundo día será colocado al lecho por primera vez. Las cantidades de leche que tomó niño en estas primeras ocasiones son muy pequeñas. Por eso pierde peso niño en la primera semana de vida. Luego, la curva de pesos sube de nuevo.

Las primeras micciones del lactante son de color anaranjado, debido a que la orina contiene abundante ácido úrico. Las primeras heces tienen un tono verde negruzco. A los tres días presentan color marrón verde aceituna. El cuarto días el primero en el que se vacua neces normales, de constitución cremosa, y que, frecuentemente, al contacto con el aire adquieren tonalidad verdosa pero claramente distinguibles de las defecaciones de lactantes enfermos.

Trasteros

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comments are closed.