Cuando los romanos llegaron a europa, se hicieron alhajas distintas

A lo largo de todas las civilizaciones los relojes, pulseras, gargantillas , aretes, etc. se han hecho tanto para señoras como para caballeros, en casi todas las comunidades. Se han usado para lucirse en distintas partes del cuerpo y como adorno.

Los primeros collares, broches, brazaletes, etc. se fabricaron en El continente africano, exactamente durante la Edad de Piedra y la Edad de los Metales.

Hace 7.000 años se inventaron gargantillas, aros, alianzas, esclavas, etc. de un metal brillante de tonalidad rojiza.

En el antiguo Egipto las sortijas, cadenas, pulseras, etc. significaban opulencia e incluso se utilizaban para las iglesias.

En la grecia antigua no solían llevar aretes, sortijas, colgantes, brazaletes, etc. y si optaban por llevar alguna pieza era en situaciones especiales. Servían para hacer regalos aparte de que las mujeres llevaban sortijas, pulseras, gargantillas etc. para mostrar que pertenecían a una clase adinerada y realzar su belleza.

Cuando los romanos llegaron a europa, se hicieron alhajas distintas. La pieza de gemelos para camisas personalizados que se puso más de moda fue un imperdible que se enganchaba en las prendas de vestir, de esta forma no se descolocaban las prendas. Utilizaron bronce, oro, carey, jáde, zafiros, esmeraldas, perlas, etc., porque contaban con muchos recursos en el continente europeo. Diseñaban pendientes, brazaletes, cierres y collares. Y aparte hicieron joyas que cuelgan de un cordel y podían introducirles perfume. Las mujeres usaban aros, adornos prendidos en la ropa, cadenas, brazaletes, alianzas, etc., y los chicos se ponían sortijas.

Durante el movimiento que incluye renovaciones culturales y científicas y se retoman las premisas grecolatinas y las exploraciones de Juan Sebastián Elcano, Pedro Alvarez Cabral, Colón, Vasco de Gama, etc. marcaron por completo el desarrollo de la joyería en Europa.

En el reinado del militar napoleón bonaparte. Los expertos en joyas fabricaron gargantillas, esclavas, tocados, adornos que se llevaban prendidos en la ropa, colgantes y alianzas guardando una armonía.

Las alteraciones en las estructuras sociales además de la aplicación de las máquinas a la industria llevaron a que surgiera el profesional liberal como el comerciante, el pequeño terrateniente, abogado, arquitecto, escritor, etc. que podía adquirir joyas.

En nuestros tiempos las nuevas maquinarias de gemelos originales además de el uso del aluminio, hierro, bronce, estaño, cobalto, etc. han permitido que se puedan hacer joyas novedosas, y sin duda por un importe moderado.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.